IMPUESTO SOBRE SUCESIONES. COLATERAL DE TERCER GRADO.

martes 09 mayo 2017

Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina .

IMPUESTO SOBRE SUCESIONES. COLATERAL DE TERCER GRADO.

 Cuestión de debate: Tratamiento de los sobrinos políticos,

Se discute en este recurso si, una vez fallecido el familiar que originaba el vínculo de parentesco, los colaterales por afinidad merecen el mismo tratamiento que los colaterales por consanguinidad a los efectos del impuesto de sucesiones, ya que los arts. 20 y 22 de la Ley reguladora de este impuesto (29/1987, de 18 de diciembre), establecen una fiscalidad más beneficiosa en función de la proximidad del parentesco con el causante.

El TEAR Madrid, estimó que, conforme a las sentencias del Tribunal Supremo de 18 de marzo de 2003 y 14 de julio de 2011 , debía otorgarse el mismo trato fiscal a los colaterales por afinidad y por consanguinidad, incluyendo los sobrinos políticos en el mismo Grupo III que los carnales a efectos de las reducciones previstas en dicho art. 20».

 No conforme con este pronunciamiento, la comunidad de Madrid, interpuso recurso contencioso-administrativo ante la jurisdicción ordinaria.

 Recurso que fue estimado, con el argumento de  que el parentesco por afinidad que genera y sostiene el matrimonio se extingue una vez desaparecido el vínculo matrimonial.

 El Tribunal Supremo viene a poner orden, pronunciándose en los siguientes términos:

 En este caso de autos, el interesado ha sido incluido, por la Administración, como colateral de tercer grado por afinidad, en el Grupo IV, situación que violenta las reglas de la más elemental lógica, pues, de dicho modo, ha sido convertido o bien en un colateral de cuarto grado o de grado más distante o bien en un extraño.

 La primera alternativa es una pura contradicción, pues, según el artículo 918 del CC , el hermano dista tres grados del tío, y, por ello, el aquí interesado es colateral de tercer grado por afinidad y no colateral de cuarto grado o de grado más remoto.

 Y la segunda alternativa es una transgresión del artículo 20 de la Ley 29/1987 , pues es indiscutible que el interesado no es un extraño, ya que es sobrino político, pero sobrino, según la terminología usual, y colateral de tercer grado por afinidad, según el CC, del causante (sin que quepa, ya, la «fictio iuris» de asimilar a los colaterales por afinidad con los extraños, pues para tal consideración se requiere una Ley que así lo disponga, cuando, además, lo congruente con toda la evolución expuesta es que en el Grupo III del artículo 20 de la Ley 29/1987 se consideren comprendidos los colaterales de segundo y tercer grado por consanguinidad y por afinidad, con abstracción, también, de los ascendientes y descendientes por afinidad, que no fueron incluídos en el Grupo II)».

 Por tanto, el actual recurso de casación para la unificación de doctrina debe ser estimado

 En conclusión, queda confirmado el mismo tratamiento a los colaterales de segundo y tercer grado por consanguinidad y por afinidad.


Roj: STS 1086/2017 - ECLI: ES:TS:2017:1086
Id Cendoj: 28079130022017100111
Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso, Sección: 2
Fecha: 24/03/2017
Nº de Recurso: 887/2016
Nº de Resolución: 511/2017
Ponente: NICOLAS ANTONIO MAURANDI GUILLEN

 

No dude en ponerse en contacto con Durlines, S.L. para solicitar aclaración o ampliación de la información relativa al presente artículo.